52 fotografos en 52 semanas: David Seymour – Chim

Por todos es sabido que tengo una especial predilección por los reporteros de guerra. Son tipos duros, valientes; que arriesgan todo lo que tiene para que nosotros, sentados en nuestro mejor y más confortable sofá, leamos o veamos lo que sucede en el mundo y nos sintamos menos cretinos e insensibles.

Claro que cobran por su trabajo, pero seguro que no lo suficiente (nunca lo será) por estar constantemente bajo una lluvia de balas, pasando miedo, frio, hambre… Nunca podremos agradecerles lo suficiente.

Y uno de esos fotógrafos, al que admiro con locura (y con cierta envidia… ya lo dije!) es a David Seymour, más conocido como Chim.

Sí, de acuerdo, convengamos que ha estado en el meollo de los conflictos más significativos del siglo XX (hasta su prematura muerte en 1956) y ha formado parte de la crema y nata del fotoperiodismo de la época. Pero si ha ocupado ese puesto es porque la calidad y cercanía de su trabajo llamaron la atención de los editores de los medios más influyentes. Las personas eran su centro de atención. Pero no desde el punto de vista bélico, de bajas, heridos, asedios. No.

Su foco siempre estuvo puesto en la «humanidad de esos humanos» En lo frágiles que somos. En lo crueles que podemos llegar a ser.

Fue, junto con Capa y Taro los que mejor han retratado la guerra civil española y la Segunda Guerra Mundial. Pero pocos son lo que han vuelto sobre sus pasos, pasada la guerra, para ver qué había quedado de aquellas ciudades y pueblos. Qué había sido de las personas, especialmente de los niños.

Contratado por UNICEF fue en busca de esas imágenes tristes, conmovedoras y desgarradoras de miles de niños europeos huérfanos, heridos por dentro y por fuera. Nuevamente, el humano delante de la lente.

La siguiente es una de esas fotos tomada en 1948: Ella es Terezka, una niña polaca que creció en un campo de concentración y que, al momento de la foto vivía en una casa para niños con trastornos.

Y lo más desgarrador es el significado de lo que ha hecho en la pizarra. Le pidieron  que dibujara su hogar.

Gracias Chim, por estar allí para mostrarlo.

PD: si quieres hacerte con uno de estos libros, Amazon ha comenzado la preventa.


Related Posts with Thumbnails