52 fotografos en 52 semanas: Horst Faas

Si eres periodista, tu paraíso personal será ganar un Pulitzer. Y cuando llegas por fin a hacer las cosas como para ser merecedor de uno, la historia recordará tu nombre junto con los más grandes héroes de tu profesión.

Pero cuando eres lo suficientemente bueno como para ganar un segundo Pulitzer, es que eres simplemente genial. Al menos es lo que dicen los compañeros de profesión al escuchar el nombre de Horst Faas.

Cuando recordamos conflictos del calibre de Vietman, seguro que llegan a tu memoria fotos de Faas. Sus imágenes, impactantes y duras, muestran una guerra con los civiles como protagonistas, en una época en la que Estados Unidos nos mostraba instantáneas demagógicas y patrióticas de sus soldados. De hecho, Faas reunió a un grupo de nuevos talentos vitnamitas para que retrataran con sus propios ojos lo que su pueblo estaba experimentando. Fue formador de fotógrafos y el editor a cargo de la publicación de grandes fotos como «Napalm Girl»de Nick Ut o «Saigon Execution» de Eddie Adams; valiéndole, la primera de ellas, no pocas reacciones contrarias, por lo crudo y explícito de las imágenes. Digamos que Horst Faas tenía buen ojo.

Hoy, a sus 79 años, Faas ha muerto. Pero como todo buen fotógrafos, nos deja un legado imborrable e incuestionable. Gracias a personas como él, los que tenemos la suerte de estar lejos de las guerras podemos palpar lo que allí pasa, obligando a los protagonistas, quieran o no, a explicar lo que sucede; a dar cuenta de las crueldades de ciertos actos y a mostrarnos que no vivimos en un mundo de buenos y malos absolutos. Que no importa de qué lado del conflicto estés: seguro que hay lágrimas a ambos lados de la frontera.

Rest In Peace, Mr. Faas

Related Posts with Thumbnails