Collaboration, my friend

No voy a comenzar ahora con cuestiones de mi edad. Tengo los años que tengo y me encanta.
Pero una de las frases más escuchadas por las nuevas generaciones (ahora y en la edad de piedra) es: «en mi época las cosas eran diferentes.»
Y mi pensamiento y respuesta es siempre: «Que suerte que algunas cosas ahora son diferentes!!»
Cuando era pequeña, la tele era en blanco y negro y podíamos ver sólo cuatro canales. Los periódicos publicaban lo que les venía en gana, porque no teníamos manera de corroborar por otros medios esa información. El cine era casi un lujo. Y ni hablar de ver estrenos en casa. No se hablaba de eso porque no existía!! O ibas al cine en el estreno, o esperabas una década a que pusieran esa peli en tu tele local (de 4 canales, claro).
Años después, ahora, las cosas han cambiado. Existen herramientas que eran ciencia ficción hace 5 años, tan sólo. Tenemos opciones, canales de información, dispositivos, fuentes… Y lo que vendrá.
Y digo todo esta a la luz de las hogueras encendidas estos dos últimos días a raiz del proyecto de ley de ecomonía sostenible del gobierno español. Y lo leo, además, con los oídos aún llenos de todo lo que hemos escuchado recientemente en el Personal Democracy Forum Europe de hace un par de semanas.
No voy a entrar en el debate en sí. Os dejo con vuestros followers, con sus twitts, con vuestras redes. Lo que sí es de destacar es la dinámica de la discusión: estamos hablando desde dimensiones paralelas.
Micah Sifry decía, en el momento mismo de la presentación de PdF Europe, en la hora cero de su jornada uno, que su presentación en Barcelona y no en EE.UU. (como hasta ahora) era porque tenemos una necesidad creciente de comparar experiencias de un lado y otro del Atlántico. Y en este sentido, internet tiene un papel importantísimo, como objeto y como medio. Porque hablámos de internet y política, es decir, como objeto de debate; y lo hacíamos a través de medios, como internet. Dinámico, no? Ida y vuelta. Colaboración.
Colaboración entre las partes, entre ciudadanos; entre empresa y clientes; entre comunidades; entre ciudadanos y gobierno.
Y si antes hablaba de dimensiones paralelas es en cuanto a determinados mercados. Las cosas fluyen. Los inventos nos llegan a nuestra vida cotidiana. Alguien puede negarlo? Pero mientras algunos (la mayoría) lo tomamos con cierta ingenua satisfacción, aquella que surge de lo inevitable, otros se dedican a ponerse en el mismo lugar en el que se ponen las abuelas y dicen: «en mi época esto no pasaba». Y vuelvo a pensar: «Pero tu época no es ahora?. Has muerto?» Quizás sí.
A aquellos que siguen atados a no se qué año, les digo: Bienvenidos a la era de la colaboración!

Related Posts with Thumbnails