Tambien te habrias quejado de Capa?

Hace bastante que lucho en contra de las etiquetas inútiles y absurdas que pretenden meter en pequeñas cajitas la actividad de las personas en base a determinados supuestos. Supuestos construidos gracias a la estadística histórica de una actividad. No me sigues? Seguro que si te pongo algunos ejemplos, lo harás:

Cuando un tío, desconocido, decidió expresarse de una forma completamente diferente a cómo lo hacía el main stream de su época, fue apartado de la profesión, y tachado su trabajo de «no auténtico». Pero no por ello era menos arte, menos importante y menos expresivo. Seguro que no. Pero cuando muchas personas comenzaron a pintar como ese hombre desconocido, el arte de ese hombre dejó de ser criticado y apartado. Y hoy consideramos a ese hombre como el padre del expresionismo. Sí… ese hombre era Monet.

Estoy segura, con un cierto asco en mi estómago, que muchos compañeros de profesión se hubieran mofado y hubieran atacado el trabajo de Monet si hubieran compartido tiempo y espacio.

Y hoy me toca escribir este post porque llega un momento en el que hay que separarse de tu espacio de confort e intentar cambiar el recorrido del pensamiento de muchos.

Todo viene dado por esta portada del Time Magazine y por la apuesta hecha por la revista. La historia es esta: Time Magazine encarga a 5 fotógrafos que documenten en paso de Sandy por Estados Unidos. El único requisito era que lo hicieran a través de  Instagram.

El resultado general es una galería de 57 fotos que explican en imágenes lo que ha sucedido a en la costa atlántica de EE.UU. Imágenes más o menos impactante, pero todas son el documento del sufrimiento y el trabajo de muchas personas. Todas, actualidad en el sentido periodístico del término.

Y las reacciones no se ha hecho esperar: docenas de comentarios criticando la elección de Time Magazine para la portada y el proyecto, tachándolos de publicitaria; y criticando al fotógrafo por la calidad de la imagen. Pero el comentario que más me ha llamado la atención (por obvio y estúpido) es el de aquellos que encuentran la foto muy granulada.

Mi respuesta a eso es: «Sí…¿Y?»

¿Tendremos que volver a drama generado por Nikon cuando aseguró en su página de Facebook que «el fotógrafo es tan bueno como la cámara que usa»? ¿Realmente, a esta altura de la vida todavía estamos midiendo al fotógrafo para ver quién tiene «lente más largo»? ¿Acaso no has visto el grano  que tienen las fotos de Capa en el desembarco de Normandía?

Creo que lo que la gente está perdiendo de vista es lo más importante: la cámara NO hace al fotógrafo (ya estoy asqueada de repetirlo, pero parece que hace falta) No importa qué uses para contarlo. Lo importante es cómo lo hagas y cómo conectes. Así si usas la última DSLR o un lápiz y un papel. Porque yo también soy capaz de comprar unos hermosos óleos, con su estuche de madera noble, pero nunca sería capaz de pintar como  William Turner. Y enfrentémoslo: muchos de los que critican tan vehemente el trabajo de Ben Lowy tampoco serían capaces de hacer su trabajo, plantándose frente a una tormenta, un niño hambriento o el enemigo sólo para documentar lo que sucede más allá del sofá de tu casa.

Pero puedo ir aún más lejos: la apuesta de Time Magazine también es digno de ser reseñado. No sólo propone algo diferente a sus colaboradores, sino que redobla la apuesta por sus profesionales al permitir que el editor haga un recorte de la foto original de Lowy para dar dramatismo, y para centrar el ojo y la mente del espectador en lo que realmente importaba de la historia. Son este tipo de desafíos los que pones en marcha al mundo.

Y no dejo de preguntarme: ¿También hubieras criticado a la revista Life por haber publicado unas fotos granuladas y movidas del día D? Que pena que crea que algunos serían capaces.

Related Posts with Thumbnails