Vacaciones y lentes fotográficos

En esta época del año, en los que muchos ya estamos preparándonos para viajar de vacaciones, una pregunta se lanza al aire con la esperanza de dar con la respuesta adecuada: ¿Qué debo llevar en la mochila para plasmar mis mejores fotos estas vacaciones?

No queremos ir cargados, pero tampoco dejarnos algo y echarlo de menos al momento de inmortalizar las instantáneas de aquellos lugares a donde vamos.

Y buscando dar con la respuesta sencilla que encaje con todos, amateurs y pros, con grandes bolsillos o con grandes esperanzas, he dado con esta entrevista a Jim Richardson , reputado periodista gráfico reconocido por su exploración de la vida de la gente sencilla. Sus fotos a menudo se publican en la revista National Geographic.

Aquí, la entrevista, transcrita desde la NG:

«Me voy de vacaciones. ¿Qué objetivos me llevo?»

Es una pregunta sencilla, así que debiera ser capaz de dar una respuesta sencilla; pero nunca puedo. Suele pasar que una vez por semana alguien entra en mi galería, examina mi colección de imágenes de todo el mundo y da por sentado (aunque con escasas pruebas) que lo sé todo acerca de la fotografía.

Nadie piensa que el simple hecho de comprar una sartén le convierte a uno en chef, pero muchos fotógrafos creen que los objetivos adecuados los convertirán en fotógrafos. Evidentemente, los visitantes de las galerías no quieren enzarzarse en un intenso debate filosófico con un excéntrico malhumorado. Prefieren una respuesta sencilla.

Y esta pregunta tiene una respuesta, aunque no sea tan sencilla.

Comienzo la conversación preguntándole a mi interlocutor acerca de la naturaleza de sus vacaciones y sus intereses. El propósito es hacerme una idea de qué tipo de fotografías quiere hacer y hasta dónde está dispuesto a llegar para conseguirlas; después de todo, está de vacaciones y por el tipo de preguntas que me hace, sé que se trata de un aficionado. Si fuera un profesional me haría otro tipo de preguntas. Por ejemplo, ¿va a recorrer las catedrales de Francia o va a realizar un safari por Tanzania? ¿Va a visitar las islas griegas con amigos o va a recorrer la selva tropical de Brasil durante dos semanas?

Cada tipo de viaje requiere un equipamiento completamente distinto. La clave del éxito es centrarse en las fotografías y no en el equipamiento. Una vez decidido el tipo de fotografía que desea realizar, la elección del equipamiento se vuelve mucho más fácil.

Examinemos algunos escenarios:

  • Viaje Cultural:

Está explorando el rico patrimonio cultural de Europa: gran cantidad de museos, catedrales y otros tipos de arquitectura, paseos en barca por los canales de Ámsterdam; contempla boquiabierto torres y castillos deslumbrantes. Para empezar, lleve el kit de lentes original de su cámara réflex digital. Suele ser algo similar a 18-55 mm y abarca desde una vista de gran angular medio a una de teleobjetivo corto. Si quiere algo más potente, puede incluir un objetivo de 18-105 mm o el «objetivo para vacaciones»de 18-200 mm. Si sólo puede llevar uno, éste sería el indicado. Si puede llevar más de uno, sería muy recomendable que incluyera un gran angular de gran amplitud, de 10-22 mm o 12-24 mm. Los objetivos ultra gran angular capturan imágenes espectaculares en interiores  muy reducidos. Además, ocupan poco espacio y son ligeros.

  • Expedición con vida salvaje:

Realiza un viaje de características similares a un safari africano. ¿A qué distancia estarán los animales? Nadie lo sabe con certeza. Puede que haya leopardos escondidos tras un árbol a gran distancia mientras los leones duermen a la sombra de su Land Rover. Una cosa es segura: las fotografías las tomará desde el vehículo y es muy poco probable que puedan acercarse. Así que necesitará un objetivo zoom de largo alcance. Para este tipo de situaciones, el zoom de 100-400 mm es el idóneo. No es compacto pero no tendrá que transportarlo a largas distancias. Una alternativa más ligera es el de 70-300 mm, que en muchas ocasiones será suficiente. Con un objetivo menos potente es probable que los resultados sean decepcionantes. Llévese un saco con relleno o algo suave con lo que pueda estabilizar el objetivo mientras está de pie tomando las fotos a través del techo solar del Land Rover. Incluya también un kit de lentes para distancias más cortas; querrá tomar imágenes del campamento y de vez en cuando estará suficientemente cerca de los animales.

  • Senderismo:

Este tipo de fotografía es distinto del que se realiza con vida salvaje. Tanto si hace senderismo en un bosque tropical o en las Montañas Rocosas canadienses, querrá tomar fotografías con un zoom gran angular. También debe incluir un teleobjetivo mediano (de unos 200 mm). Le resultará difícil utilizar un zoom de gran potencia en un bosque tropical, ya que no suele haber mucha claridad. Y en la montaña, las fotografías tomadas con teleobjetivos de gran alcance no suelen ser de gran calidad. La yuxtaposición de las flores de la pradera o el lago de tonos turquesa situados en primer término es lo que destaca la belleza de las montañas. Considere la posibilidad de añadir a este kit un auténtico objetivo macro (no me refiero a un zoom con un rango macro). Una lente de 60 mm f/2.8 o una de 100 mm f/2.8 son buenos ejemplos. Son las más adecuadas cuando se quiere captar la belleza de unas flores silvestres, unos diminutos champiñones o un insecto.

  • La noche y el anochecer:

La mayor parte del atractivo y el color de los viajes no sucede a plena luz del día, sino que tiene lugar cuando se pone el sol. Afortunadamente, en la actualidad disponemos de cámaras digitales que pueden captar con exactitud el color y el carácter de la noche. Si quiere tomar fotografías de calidad cuando se haya puesto el sol, necesitará uno de estos tres elementos (o quizás todos ellos): una cámara con una sensibilidad ISO alta, un trípode o un objetivo rápido.

  • En cuanto a las lentes, necesita una con una apertura f/2.8 o superior:

(Una lente f/1.4 proporciona unos resultados excelentes.) Estos prodigios de la óptica pueden costarle un ojo de la cara. Sin embargo puede considerar otras alternativas más económicas, como un zoom 17-50 mm f/2.8, que no es ni demasiado grande ni excesivamente caro. O un objetivo 24 mm f/2.8 de longitud focal fija, que aunque pueda parecer modesto ofrece una calidad de imagen excelente en situaciones difíciles. Un objetivo 50 mm f/1.4 o f/1.8 también puede resultar una buena elección, aunque no te proporcionará gran amplitud. Recuerde: muchos objetivos zoom tienen una apertura máxima f/2.8 en el extremo de gran angular que aumenta a f/4 o f/5.6 en el extremo de teleobjetivo, lo cual no resulta de mucha utilidad durante la noche.

Una última recomendación, y esta va por mi cuenta: Disfruta todo lo que puedas del paisaje que estés viendo, y luego haz las fotos. No olvides, de vez en cuando, quitar el ojo de detrás de la cámara para ver lo que sucede a tu alrededor.

Enjoy las vacaciones!!

Related Posts with Thumbnails