Vida salvaje: Algunos tips y mucha paciencia

Salir de vacaciones, planificar un viaje o simplemente tomarse unos días significa, para muchos de nosotros, fotografiar.

Personalmente, mis destinos favoritos son las ciudades. Pero, de vez en cuando, cuando desconectarse se vuelve imperativo, me decanto por lugares solitarios y naturales (y por naturales me refiero a sin intervención humana)

Pero fotografiar la naturaleza puede ser enriquecedor o frustrante. Si estás con tus maletas listas y con la tarjeta de memoria de tu cámara a punto, quizás quieras leer algo antes de salir 🙂

  1. Utiliza tu equipo con amor: Todos tenemos nuestra lista de deseos fotográficos. Sabemos de los beneficios (y las falencias) de nuestros lentes. Pero son nuestros y es con lo que contamos. No te preocupes si desearías un tele más luminoso: ya llegará. Ahora aprende a sacarle partido al que tienes. Si no es tan luminoso como quisieras, abre tu diafragma. Si no es tan largo, procura incluir más paisaje a la foto de tus animales (que remedio…) Porque no es necesario que obtengas una foto ganadora de concurso de la cabeza de ese animal en vías de extinción, si no eres capaz de contar algo interesante con tus fotografías. No te agobies: Disfruta!
  2. Investiga: Ya sabes cuál es tu destino. Ahora, infórmate sobre él. Sabemos que la fotografía muchas veces significa estar en el lugar correcto, en el momento apropiado. No dejes pasar la oportunidad de lograr una buena instantánea sólo porque no estabas informado. Lee sobre las especies con las que te puedes encontrar, sus costumbres, su hábitat… Aprende todo lo que puedas para que tu animal preferido no te coja con la «cámara baja». Si puedes, prepárate una lista de lo que quieres fotografiar, y ajústate a ella.
  3. Viaja con lo necesario: Llevar más cosas, no significa hacer mejores fotos. Y estando en el medio de la selva (prado, jungla, patio trasero, tu decides), llevar exceso de equipaje significa que te cansarás antes, te será más difícil encontrar lo que necesitas y, seguramente, perderás la oportunidad. Si has hecho bien los deberes del punto 2, tendrás una idea que cuáles son los materiales que necesitarás. Y esto va también sobre tu vestimenta. Incluye un impermeable para tí y para tu mochila/cámara si vas a estar en zonas húmedas o lluviosas. Lleva abrigo si va a hacer frío (y considera, entonces, llevar más batería de repuesto: el frío hace que las baterías bajen su rendimiento considerablemente y duren menos tiempo) Y siempre lleva ropa que no te importe estropear: es probable que acabes tirado en la tierra para captar esos raros insectos; o te rasgues las perneras intentando trepar a un árbol para una toma aérea. Que tu ropa no te impida fotografiar lo que tus ojos quisieran inmortalizar.
  4. Pregunta: Nadie conoce mejor los lugares que las personas que viven en allí. Ellos te podrán dar datos que en las guías de turismo no aparecen. No sólo con respecto a los animales y lugares que vas a fotografiar, sino sobre dónde conseguir mejores precios de alojamiento y desplazamientos, cuales son los lugares recomendables para comer o dónde conseguir algún objeto que hayas olvidado incluir en tu equipaje.

Y por último, mi Bonus Track: Diviértete! No hay nada más triste que una foto espectacular que no nos emociona.

Cuenta historias. Acércate o aléjate con pos de conseguir aquella toma que nos acerque a lo que has vivido, que nos lleve de viaje, sentados cómodamente delante del ordenador.

Related Posts with Thumbnails